• Masterbitz

El Asus ROG Strix G15 capa el rendimiento de la Radeon RX 6800M al usar una mala memoria RAM

Para muchos, comprar un portátil gaming es la única posibilidad que tienen de adquirir un nuevo equipo con gráficos de nueva generación debido a la escasez de GPUs, y parece que hay que ir con ojo para saber lo que compramos, al menos en el caso del Asus ROG Strix G15, un equipo portátil que integra la nueva GPU tope de gama de AMD, la Radeon RX 6800M.



El problema básicamente está en los kits de memoria RAM empleados, pero no es el único de los problemas.


El problema de la memoria RAM se debe al uso de unos chips económicos, hasta el punto que sustituyéndolos por otro kit de memoria idéntico, es decir, DDR4 @ 3200 MHz en configuración Dual Channel (2x 8GB) con las mismas latencias, pero claro, las latencias secundarias, el tRRDS, tRRDL y tRFC eran inferiores al ser chips de mejor calidad, y sólo esa diferencia ya marcó una mejora de rendimiento del 20 por ciento. Por lo que el juego Shadow of the Tomb Raider pasó de ofrecer 102 a 121 FPS.


El otro problema adicional está ligado a los gráficos integrados en el AMD Ryzen 7 5800H que hace uso. Esto se debe a que, incluso cuando se utiliza la GPU dedicada (Radeon RX 6800M), los fotogramas pasan a través de la iGPU (Radeon RX Vega 8), lo que se traduce en un aumento de la latencia y, por tanto, en una pérdida de rendimiento. Obviamente, esto es un serio problema para AMD cuando se quiere comparar su rendimiento con una gráfica de Nvidia.



Para solucionar este otro problema no se necesitó gastar nada de dinero. Simplemente se conectó el portátil a una pantalla externa para usar únicamente la GPU dedicada, pudiendo ver como de 121 FPS se pasó a 135 FPS, es decir, una mejora adicional del 11 por ciento. El plan B, puede ser desactivar los gráficos integrados, aunque a nivel de eficiencia no es que sea lo recomendable para un portátil.



Fuente: Videocardz

8 visualizaciones0 comentarios