top of page
20220530_Trinity_En_Aplus (1)(1).jpg
  • Foto del escritorMasterbitz

Microsoft cree que Sony es capaz de crear su propia alternativa a Call of Duty

Microsoft sigue inmersa en sus negociaciones con varios organismos reguladores internacionales en relación a la compra de Activision Blizzard, con una fecha límite a la vista parece que las tensiones van en aumento. La Autoridad de Competencia y Mercados del Reino Unido (CMA) necesita mucho convencimiento, ya que considera que la adquisición propuesta es una grave amenaza para la capacidad de Sony de competir con Microsoft, siendo la propiedad de la serie Call of Duty uno de los principales focos de atención. Sony ha expresado su preocupación por la posibilidad de que la exitosa franquicia se convierta en una exclusiva de la consola Xbox en el futuro. Microsoft se ha comprometido a continuar el desarrollo en las plataformas PlayStation durante un periodo propuesto de 10 años, sin compromisos tecnológicos y con la promesa de lanzar todas las versiones simultáneamente en los días de lanzamiento.


En su última declaración ante la CMA británica, Microsoft ha sugerido (de forma un tanto extraña) que Sony debería encontrar la forma de crear su propia respuesta a la serie Call of Duty: "Microsoft considera que un periodo de 10 años es suficiente para que Sony, como editor y plataforma de consola líder, desarrolle alternativas a Call of Duty..... El plazo de 10 años se extenderá hasta la próxima generación de consolas..... Además, el efecto práctico de la solución irá más allá del periodo de 10 años, ya que los juegos descargados en el último año de la solución podrán seguir jugándose durante toda la vida útil de esa consola (y más allá, con retrocompatibilidad)."


Sony tiene presupuesto para ampliar sus estudios de desarrollo first party, pero necesitará muchos recursos para formar una operación multilocal que pueda funcionar al mismo nivel que las que actualmente producen títulos de Call of Duty con regularidad. A mediados del año pasado, Sony compró Bungie, desarrolladora de la serie Destiny, que cuenta con más de 800 empleados, pero el estudio es especialista en MMO, aunque en forma de shooter en primera persona. La desarrolladora holandesa Guerrilla Games es conocida por su producción de exclusivas para PlayStation, y tiene pedigrí en la creación de shooters en primera persona en una vena similar a CoD, en la forma de su serie Killzone. La última entrega, Shadow Fall, salió a la venta en 2013 y Guerrilla ha pasado a desarrollar los juegos de rol y acción en tercera persona Horizon.


La biblioteca de FPS de PlayStation se comparte en gran medida con otras plataformas, con la serie Call of Duty como ejemplo principal, dado que Microsoft también propone ampliar el alcance de los juegos a las consolas de Nintendo. Deathloop es actualmente una exclusiva de consola en PlayStation 5, pero su desarrollador forma parte del grupo más grande Bethesda que fue comprado por Microsoft en la primavera de 2021. Sony Corporation dispone de 5.000 millones de dólares para nuevas inversiones en 2023, por lo que será interesante ver qué parte de ese dinero se destina al crecimiento de sus operaciones de desarrollo de juegos en todo el mundo. Está claro que Microsoft ha estado atenta a las posibilidades financieras de su rival, y cree que éste cuenta con los medios necesarios para lanzarse a por un competidor del tamaño de CoD.


Fuentes: Documentos de la CMA, Video Game Chronicles

3 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


Aplus_MARS_2107_Eng(1).png
bottom of page